Observaciones

Comprar
Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies   Cerrar   Más información
Usuarios
Escribe tu email
Escribe tu clave
Recuérdame
Enviar
¿Olvidaste tu contraseña? Pulsa aquí
Si eres un nuevo usuario pulsa aquí
Recuperar clave
Escribe tu email
Recuperar clave
Correo de verificación
Escribe tu email
Enviar correo
Centro Integral de Terapias Naturales. Infórmese en el 858 813 098
Gastos de envío gratis a partir de 70 euros
Logo principal
Usuario
Carrito
Logo principal
Imagen BANDERAS DE ORACIÓN 8 SÍMBOLOS AUSPICIOSOS

BANDERAS DE ORACIÓN 8 SÍMBOLOS AUSPICIOSOS

Referencia: 1630
Sin IVA: 6.74 €
Precio: 8.15 €
Agotado temporalmente
Guardar favorito
Descripción
Banderas de oración tibetanas con los 8 símbolos de buen auspicio
Tamaño: 25×21×205 cm

Los símbolos budistas, los ocho signos de buen auspicio, son símbolos religiosos budistas muy significativos, que revelan nuestro progreso a lo largo del camino budista para nuestra iluminación.
Probablemente, muchos de nosotros no sabemos cuán importantes son estos ocho signos auspiciosos y cómo afectan a nuestras vidas. Pueden ser usados externamente para ayudarnos en nuestro propio éxito o para el beneficio de los demás. Poner estos ochos signos cerca, en cualquier lugar, en el exterior e incluso en el interior, en las habitaciones, hace que las cosas sean más auspiciosas. No es necesario colocar los ocho símbolos juntos, ni que estén en un mismo lugar. Pueden ubicarse separadamente, o en diferentes lugares, pero usted debería tenerlos a todos.

El precioso paraguas nos salva de todos los obstáculos de nuestra vida, como enfermedades, contagios, posesión de espíritus, interferencias y demás -e incluso nos guardan de los obstáculos de la próxima vida- sufrimientos de tres reinos inferiores, de los devas, seres humanos y otros. Nos salva de ser atormentados por sufrimientos temporarios o de tiempo prolongado. Produce el surgimiento dependiente de la alegría, extensiva a una sombra refrescante de paz y felicidad.
El pez amarillo. Los peces nadan como quieren, sin miedo, en el océano. Del mismo modo, el pez amarillo es la condición del surgimiento dependiente para disfrutar libremente -tanto nosotros como los demás -y sin resistencia de una felicidad a otra, sin miedo a hundirse en el océano ni de sufrir.
El vaso del gran tesoro es la causa dependiente que atrae incesantemente todos los deseos, la fortuna de una vida gloriosa, diversión y demás, en los tres ámbitos de la existencia (el deseo, la forma y los ámbitos sin forma) y la paz (liberación del samsara).
El loto es el surgimiento dependiente que nos libera de todos las manchas y errores -lo no virtuoso del cuerpo, palabra y mente. El florecimiento de cientos de pétalos de blanca virtud trae abundancia de la esencia de la miel -la felicidad sin fin, el bien definitivo (liberación y el estado omnisciente de la mente).
La concha blanca girando en torbellinos en la dirección de las agujas del reloj es el surgimiento dependiente que anuncia la dulce melodía del Dharma profundo y extensivo que encaja los elementos, el nivel de la mente y los deseos de los seres sintientes que son los objetos a subyugar. Despierta a los seres transmigrantes del sueño ignorante del no saber y los persuade para completar trabajos para el beneficio y felicidad de sí mismos y de otros.
El nudo infinito es el surgimiento dependiente para que el Dharma y la política se apoyen mutuamente en una continua conexión. Así, en el momento del paso, el método y la sabiduría se conecten y dean unificadas una con otra; la vacuidad y el surgimiento dependiente son conectadas en una unidad sin contradicción. En el tiempo de alcanzar el estado búdico, la omnisciencia y la compasión se unifican.
El estandarte es el surgimiento dependiente para que las actividades de las tres puertas propias y de los demás no sean obstaculizadas con condiciones inarmónicas sino que sean victoriosas y, según las preciosas enseñanzas de Buda, sean victoriosas en la guerra con el lado oscuro, los tipos de maras.
La Rueda Dorada o Dharmachakra de oro, es el surgimiento dependiente de la preciosa rueda del sagrado Dharma, las escrituras y realizaciones del victorioso, para que gire incesantemente en todo el universo. Gracias a esto, todos aquellos quienes han renacido y degenerado (seres del samsara que están continuamente renaciendo y muriendo bajo el control del karma y la desilusión) se aplican a la más gloriosa virtud: la liberación total.

Allí donde estos ocho signos existen, habrá surgimiento dependiente del incremento de la virtud auspiciosa.
¿Tienes alguna pregunta?
Consúltanos
OTROS PRODUCTOS QUE TE PUEDEN INTERESAR
Copyright © ECOCARMEN - HERBOLARIO 2021   powered by G4100, Estudio Informática S.L.